Single post

¿Tengo derecho de pensión de alimentos dentro del concurso de acreedores?

En cuanto al concepto de alimentos, habrá que estar a lo dispuesto en el artículo 142 y ss del Código Civil, que los regula de manera muy amplia, pero siempre teniendo en cuenta que deberá ceñirse a la suficiencia de masa activa para otorgarlos.

A este respecto encontramos el art. 47.1 de la Ley Concursal que señala que “El concursado persona natural que se encuentre en estado de necesidad tendrá derecho a percibir alimentos durante la tramitación del concurso, con cargo a la masa activa, siempre que en ella existan bienes bastantes para atender sus necesidades y las de su cónyuge, pareja de hecho inscrita cuando concurra alguna de las circunstancias previstas en el artículo 25.3 y descendientes bajo su potestad.(…)”; estableciendo el art. 84.2.4º L.C que tales alimentos “tienen la consideración de créditos contra la masa.

Este precepto garantiza que puedas cubrir los gastos necesarios mínimos para tu subsistencia, tanto los tuyos como de las personas a tu cargo y/o a quienes debas prestar alimentos. Y ello siempre irá con cargo a la masa activa del concurso, teniendo presente siempre lo que dispone el artículo 76.2 LC, que define el concepto de masa activa, y excluye de la misma los bienes legalmente inembargables (recogidos en el artículo 607 de la Ley de Enjuiciamiento Civil) y por tanto no serán integrados dentro de la masa activa. Es decir (Esto no debe confundirse pues), que para que se pueda disfrutar del patrimonio inembargable, no es necesario fijar una pensión de alimentos dentro del concurso toda vez que se goza de tal patrimonio, con plena libertad sin necesidad de pronunciamiento judicial alguno y sin que la administración concursal pueda intervenir en la organización y destino de tal patrimonio inembargable, ya que como se ha apuntado antes, el artículo 76.2 LC protege los bienes inembargables, sobre los que el concursado siempre tendrá plena disponibilidad, ya que no forman parte de la masa activa.

  1. Por lo tanto, además de gozar el deudor concursado de tal patrimonio inembargable, el art. 47 configura adicionalmente un derecho de alimentos para el concursado como crédito contra la masa.

  2. Con todo/ En síntesis, el art. 47 cuando hace referencia a que el concursado persona natural se encuentre en estado de necesidad”, otorga/condece a la persona física declarada en concurso de acreedores para satisfacer de sus necesidades, adicionalmente a los bienes inembargables por Ley, una cantidad que fijará la administración concursal o el juez del concurso en su caso, de la que sí responderá la masa activa, pero siempre que se encuentre en estado de necesidad, lo cual se entiende que deberá acreditarse.

DERECHO DE ALIMENTOS.- ¿y si es el deudor el obligado a prestar alimentos?

La LC no sólo contempla la posibilidad de obtener el derecho de alimentos sino la de que el propio deudor sea el obligado a prestarlos por resolución judicial anterior o posterior a la declaración de concurso. En este sentido, el artículo 47.2 LC dispone que ‘‘Las personas respecto de las cuales el concursado tuviere deber legal de alimentos, con excepción de su cónyuge, pareja de hecho inscrita cuando concurra alguna de las circunstancias previstas en el artículo 25.3 y descendientes bajo su potestad, sólo podrán obtenerlos con cargo a la masa si no pudieren percibirlos de otras personas legalmente obligadas…, previa autorización del juez del concurso, que resolverá sobre su procedencia y cuantía. La obligación de prestar alimentos impuestos al concursado por resolución judicial dictada con anterioridad a la declaración de concurso se satisfará con cargo a la masa activa en la cuantía fijada por el juez de concurso, teniendo en cuanto al exceso la consideración de crédito concursal ordinario’’.

Sin embargo, los alimentos debidos y no pagados por el concursado alimentante devengados con anterioridad a la declaración de concurso no tienen la consideración de créditos contra la masa. (arts. 92.5º y 93 LC), éstos se subordinan por ‘‘ser personas especialmente relacionados con el deudor’’.

La razón de esta diferencia es que la facultad del deudor resulta intervenida o suspendida en su caso tras la declaración del concurso, es decir, queda sometido a la facultad de la administración concursal. Cualquier acto de disposición patrimonial posterior a la declaración de concurso queda controlado por ésta.

Ello conlleva grandes implicaciones ya que las pensiones alimenticias que el concursado hubiera dejado impagadas previas a la declaración de concurso pasarían a subordinarse sin poder tener ningún tipo de privilegio. En caso de suspensión de facultades el deudor no puede disponer de sus actos, por lo que la conducta no podría ser constitutiva de un ilícito penal toda vez que se precisa de la conformidad de la Administración Concursal para decretar o no el pago de estas prestaciones alimenticias y además la Ley Concursal lo califica como crédito subordinado.

Esta incongruencia legislativa no hace sino poner de manifiesto la mejor posición del deudor concursado frente al deudor no concursado, pues ésta conducta fuera del marco concursal sería un acto punible, pues pudiera ser un acto constitutivo de un delito.

Please follow and like us:

LEAVE A COMMENT

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook20
Facebook
TWITTER
LinkedIn